Reino Unido, otro lustro de austeridad

Glasgow un día de lluvia (Autor: Giuseppe Milo)

Glasgow un día de lluvia (Autor: Giuseppe Milo)

El primer ministro británico, David Cameron, no supo contestar cuando el pasado mes de marzo el periodista Jeremy Paxman le preguntó, ante millones de espectadores, por el número de bancos de alimentos creados desde que asumió el cargo en 2010. Estaba al tanto de que la cifra había aumentado, pero no acertó a decir cuánto exactamente.

Escuchar de boca del periodista que de 66 habían pasado a 421 no le hizo apenas inmutarse, sabía que aquello sería fácil de abordar. Lo único que tenía que hacer era recurrir, una vez más, a la respuesta comodín: la crisis económica, una combinación de palabras tan eficaz en la argumentación política que le sirvió para justificar que 900.000 personas subsistan gracias a la caridad en la sexta economía más rica del mundo sin apenas alboroto.

Han pasado cinco meses desde aquella entrevista y una mayoría absoluta no solo ha revalidado las políticas del Gobierno conservador, sino que ha avalado su continuación. La semana pasada el ministro británico de Finanzas, George Osborne, presentó en el Parlamento el primer presupuesto íntegramente tory desde 1996. Tras meses alimentando el rumor de que serían unas cuentas implacables con el estado de bienestar, ciertas concesiones han permitido al Ejecutivo promocionar su presupuesto como un proyecto económico moderado. En lugar de un apuñalamiento en el corazón, los medios hablan de una paliza contundente al sistema social: “conservadurismo de clase obrera”, lo han llegado a bautizar algunos analistas.

Seguir leyendo en Mayhem Revista

Anuncios

La izquierda europea busca unir fuerzas

Foto: Flickr by Thierry ehrmann.

Foto: Flickr by Thierry ehrmann.15

Europa está en crisis, y en base al origen griego de la palabra crisis, eso significa que está en un momento decisivo. Tiempos de cambio, especialmente para quienes ven en las grietas que se abren en el sistema una ocasión sin igual para tomar las riendas y hacer las cosas de forma diferente. La victoria de Syriza en Grecia, el auge del movimiento anti-austeridad a través de las coaliciones ciudadanas en España y el surgimiento de las fuerzas progresistas en otros países como Eslovenia o Dinamarca muestran que otra Europa puede estar en camino.

“Nos encontramos en medio de un desafío a nivel económico y democrático en toda Europa. (…) La voz de la gente, de los estados, de los gobiernos ha sido secuestrada por la voz de los mercados, llevándonos a una situación en la que la izquierda necesita unirse y trabajar conjuntamente en el paso siguiente”, aseguraba Myrto Tsakatika, profesora titular de ciencias políticas en la Universidad de Glasgow y representante de Syriza Escocia durante una conferencia en Edimburgo titulada “Europa está cambiando, los retos de la izquierda radical”.

Seguir leyendo en Mayhem Revista 

Reino Unido inicia el camino hacia su refundación

Foto de portada: Love Great Britain campaign

Foto: Love Great Britain campaign

Que estas elecciones iban a ser transformadoras era algo predecible. A nadie se le escapaba que saliese lo que saliese de las urnas, el 7 de mayo de 2015 el Reino Unido iniciaría por fin un proceso de transformación esperado durante mucho tiempo. Renovarse o morir, que dirían algunos. El aplastante triunfo del Partido Nacionalista Escocés al norte de las islas y la mayoría absoluta del Partido Conservador al sur -junto a su promesa de convocar un referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea– son, para muchos, el empujón necesario para iniciar esa conversación pendiente que decidirá el rumbo de este país.

Durante siete semanas de campaña y mucho tiempo más de eventos y discursos con la vista puesta en el horizonte electoral, un hung Parliament o Parlamento en desacuerdo era el escenario más previsible. Sin embargo, la ya de por sí menoscabada credibilidad de las encuestas se evaporó de golpe tras una mayoría absoluta de los Conservadores que nadie fue capaz de prever. La sorpresa ha sido de tal magnitud que las empresas demoscópicas tendrán que hacer frente a una investigación independiente para averiguar qué pasó para que sus estimaciones se desviasen de tal manera del resultado final y ninguna fuese capaz de prever la magnitud de la victoria tory, quienes con 331 escaños (el 36,9% de los votos y 24 diputados más que en las elecciones anteriores), gobernarán en solitario.

Seguir leyendo en Mayhem Revista 

Las armas nucleares entran en el juego electoral en Reino Unido

Submarino HMS Triumph. (Foto: Royal Navy)

Submarino HMS Triumph. (Foto: Royal Navy)

El futuro de las armas nucleares británicas es tan incierto como el resultado electoral que salga de las urnas del Reino Unido el próximo 7 de mayo. Tras sobrevivir al referéndum de independencia escocés el pasado año, y a la voluntad de los nacionalistas escoceses de deshacerse de ellas si ganaba el sí, la renovación del llamado programa de disuasión Trident vuelve a estar en el aire. Ni laboristas ni conservadores, los único dos partidos mayoritarios dispuestos a renovarlo, parecen capaces de obtener una mayoría que les permita gobernar en solitario. Los grupos a favor del desarme ven una oportunidad para que el país renuncie a su arsenal nuclear.

Seguir leyendo en Mayhem Revista 

Elecciones en Reino Unido (II): El nacionalismo escocés afianza posiciones

Ed Miliband en el bolsillo de Alex Salmond. Cartel de campaña del Partido Conservador. (Fuente: https://www.conservatives.com/)

Ed Miliband en el bolsillo de Alex Salmond. Cartel de campaña del Partido Conservador. (Fuente: https://www.conservatives.com/)

En las elecciones más impredecibles de los últimos años, una cosa parece clara: se acabó el bipartidismo, también en el Reino Unido. Ni conservadores ni laboristas parecen capaces de conseguir a menos de siete semanas de la cita electoral los votos necesarios para gobernar en solitario. El Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) podría ser clave a la hora de formar gobierno, pero varios factores, entre los que destaca su intención declarada de perseverar en el reclamo deindependencia, hacen de él un aliado extremadamente difícil de defender ante el electorado al sur de la frontera.

Imaginar un gobierno de coalición entre laboristas y nacionalistas escoceses se ha transformado en las últimas semanas en la peor pesadilla de los conservadores británicos y al mismo tiempo en su mejor arma electoral. Durante un acto de campaña en los alrededores de Londres a primeros de marzo, el primer ministro británico, el conservador David Cameron, jugaba su primera baza electoral: “Si pensáis que el peor resultado posible de estas elecciones es un Gobierno laborista liderado por Ed Miliband, pensadlo otra vez. Podrías terminar con un Gobierno laborista liderado por Ed Miliband, apuntalado por Alex Salmond y el Partido Nacionalista Escocés. Podríais terminar con una coalición entre aquellos que quieren llevar el país a la bancarrota y aquellos que quieren romper nuestro país”.

Seguir leyendo en Mayhem Revista 

 

Elecciones en Reino Unido: La izquierda mira al sur de Europa

Alexis Tsipras en la victoria electoral de Syriza (Foto: web Syriza)

Alexis Tsipras en la victoria electoral de Syriza (Foto: web Syriza)

La misma tarde que miles de griegos salían a las calles en Atenas para protestar contra la tozudez del Banco Central Europeo en las negociaciones con su gobierno, decenas de personas abarrotaban una sala de conferencias en Edimburgo en la que representantes de Syriza y Podemos trataban de explicar las claves de su éxito electoral (unos) y de su fulgurante ascenso (otros). Frente a ellos se sentaban miembros de sindicatos, partidos y plataformas ciudadanas. Todos querían saber la fórmula mágica que ha permitido volver a poner el discurso de izquierdas en el tablero de juego europeo.

Seguir leyendo en Mayhem Revista 

Escocia, la hora de la verdad sobre el fracking

scotland-fracking

‘Don’t frack the planet’ (Foto: The Friends of the Earth)

Tras convertirse en uno de los temas más candentes de la campaña hacia el referéndum de independencia, el debate sobre el uso de la fracturación hidráulica o fracking vuelve a escalar posiciones al norte de las islas británicas, después de que el Gobierno del Reino Unido aceptase la semana pasada excluir a Escocia de la ley que prepara para facilitar las extracciones no convencionales de gas.

El gobierno del Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) será quien finalmente decida sobre el futuro de esta polémica forma de obtener hidrocarburos atrapados en el subsuelo, previsiblemente tras escuchar con atención a quienes lo critican  por el daño medioambiental y a la salud, y quienes defienden que relanzaría laeconomía y el empleo.

“El gobierno escocés ha sido claramente menos entusiasta que su contraparte británica en lo referente al fracking. Sin embargo, en los próximos meses tendrá que salir de la barrera y concluir si definitivamente pone freno a esta industria o si admite que está contento dejando a compañías como INEOS taladrar y fracturar partes significativas de Escocia”, aseguraba el director regional de la ONG Amigos de la Tierra, Richard Dixon, en un artículo publicado recientemente.

Seguir leyendo en Mayhem Revista